Pintura para piscinas

Pintura para piscinas y su cuidado

Nuestra piscina necesita ser protegida, y si queremos disfrutar de ella a su máximo potencial, también  es nuestra obligación protegerla. Preservarla de la constante exposición al inclemente sol, del desgaste que provoca el contacto permanente con el agua, de agentes internos como el moho y las diferentes algas, y externos como el cloro y los distintos tipos de químicos empleados para la limpieza y mantenimiento de la misma. Son cosas importantes que debemos tener en cuenta a la hora de decidir  comprar pintura para piscinas.

La pintura para piscinas más adecuada

Hay ciertos factores a tomar en cuenta, las pinturas para piscinas, son utilizadas mayormente o por lo general, cuando el revestimiento o superficie de la misma ha sufrido algún daño o deterioro, por lo cual es necesario que sea renovada. Es muy importante saber qué tipo de pintura era la que anteriormente tenía la piscina, para usar el mismo; ya que la aplicación de un tipo diferente de pintura implicaría problemas debido a que no todas las pinturas son iguales ni poseen las mismas composiciones químicas. Tener cuidado con eso.

Características de una buena Pintura Para Piscinas

Lo más recomendable para una buena pintura para piscinas según los expertos en la materia, es que debe cumplir con los siguientes requisitos:

  • La pintura debe ser duradera. De buena calidad.
  • Segura y antideslizante.
  • Impermeable al agua
  • Elástica
  • Resistentes a los cambios climatológicos
  • Resistente a productos químicos

Tipos de pintura

Existen 2 tipos diferentes de pintura para piscinas:

  • LAS DE CLOROCAUCHO O CAUCHO CLORADO
  • LAS DE A BASE DE AGUA O PORO ABIERTO

Ambos tipos de pintura son incompatibles, es decir, que si la piscina a pintar tiene aplicado uno de estos productos, es obligatorio el uso del mismo para repintar porque de lo contrario nos podría causar complicaciones, como se explicó anteriormente.

Las pinturas de caucho clorado son las más indicadas para piscinas de hormigón, cemento, mampostería, incluso otras estructuras que se encuentren en ambientes de mucha humedad. Es la ideal para tareas como pintar azulejos, ya que es sumamente impermeabilizante, evita las fugas de agua causadas por pequeñas fisuras y evita la proliferación de moho, hongos y algas.

Por su parte la pintura con base de agua o poro abierto, es especialmente utilizada para piscinas de hormigón no impermeabilizadas o con el estuco fresco, porque funciona como membrana de curado.

PASOS QUE DEBEMOS CONSIDERAR

  • Limpiar bien la superficie de la piscina antes de pintar. Con la ayuda de una espátula, trabajaremos toda la superficie, la idea es dejar la superficie a pintar lo más lisa posible y libre de imperfecciones.
  • Marcar las grietas. En caso de que las haya, será necesario identificarlas y proceder a la reparación de las mismas antes de pintarla.
  • Barrer el fondo y las paredes de  la piscina para quitar el exceso de polvo.  Posterior a eso, lavar bien con un cepillo y jabón. De ser posible, usar una manguera con agua a presión para asegurarnos de retirar toda la suciedad que pueda tener.
  • Dejar secar bien. Y ahora sí, listos para pintar.

Después de seguir los pasos correspondientes y hayamos pintado nuestra piscina, recordemos que el proceso de secado es también muy importante. Debemos dejar secar cada capa de pintura que coloquemos durante al menos 6 horas entre capa y capa. El tiempo de secado total dependerá de la temperatura del ambiente y la humedad. De igual manera, es recomendable no volver a llenar la piscina durante al menos 72 horas después de  pintar, para garantizar que el trabajo que hemos realizado tenga resultados satisfactorios y podamos disfrutar de nuestra renovada piscina a plenitud.

COMPRAR PINTURA PARA PISCINAS ONLINE

Lara Acosta
Lara Acosta

de lujo!

Arriba verifyserptrade